Medicina Familiar

Ian McWhinney es considerado el padre de la Medicina Familiar en el mundo entero. Se ha encargado, entre otras cosas, de conceptualizar y desarrollar académicamente a la especialidad. Según su propia definición “el Médico de Familia es un especialista en sus propios pacientes”. Sostiene además que debe estar capacitado y especializado en brindar atención médica primaria, integral y continua al individuo y a su familia, con posibilidades de acceso a un nivel superior, con sólida formación académica, consolidada con una educación médica continuada”.

En su libro “Textbook of Family Medicine” describe los pilares de la especialidad, destacándose los Nueve Principios de la Medicina Familiar, a saber:

  1. El Médico de Familia está comprometido con la persona más que con un cuerpo particular de conocimientos, grupo de enfermedades o una técnica especial.
  2. El Médico de Familia se esfuerza por comprender el contexto de la enfermedad.

III. El Médico de Familia ve cada contacto con sus pacientes como una oportunidad para la prevención y la educación para la salud.

  1. El Médico de Familia ve su práctica como una “población de riesgo”.
  2. El Médico de Familia se ve así mismo como parte de una amplia red comunitaria de organizaciones para la atención de la salud.
  3. El Médico de Familia, idealmente, debe compartir el mismo habitat de sus pacientes.

VII. El Médico de Familia ve a sus pacientes en las casas así como en el consultorio y el hospital.

VIII. El Médico de Familia agrega importancia a los aspectos subjetivos de la medicina.

  1. El Médico de Familia es un gerente de recursos.