Atención Primaria de la Salud

La Atención Primaria de Salud (APS), ha tenido con el transcurso del tiempo diferentes definiciones según la evolución del concepto en los sucesivos documentos de posicionamiento de las agencias sanitarias internacionales como la OMS y la OPS, entre otras.

La primer definición surge en la “Declaración de Alma-Ata”, aprobada por la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud de Alma-Ata de 1978, convocada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y es la siguiente: “… la asistencia sanitaria esencial basada en métodos y tecnologías prácticos, científicamente fundados y socialmente aceptables, puesta al alcance de todos los individuos y familias de la comunidad mediante su plena participación y a un costo que la comunidad y el país puedan soportar, en todas y cada una de las etapas de su desarrollo con un espíritu de autorresponsabilidad y autodeterminación. La atención primaria forma parte integrante tanto del sistema nacional de salud, del que constituye la función central y el núcleo principal, como del desarrollo social y económico global de la comunidad.”

En  2005 la OMS plantea la Renovación de la APS para fortalecer los sistemas de salud, estableciendo que: “… los servicios de atención primaria son fundamentales para asegurar el acceso equitativo de toda la población a los servicios básicos de salud. Garantizan una puerta de entrada al sistema de atención de salud lo más cerca posible de donde la gente vive, trabaja o estudia. Este nivel del sistema provee atención integral e integrada para resolver la mayoría de las necesidades y demandas de atención de la población. Igualmente, es el nivel del sistema que desarrolla los más profundos lazos con la comunidad y el resto de sectores sociales, lo cual le permite desarrollar la acción intersectorial y la participación social en forma efectiva….La APS también juega un papel importante en la coordinación de la continuidad de la atención y del flujo de información a lo largo de todo el sistema de atención de salud”.

Hacia fines de 2008 la OMS posiciona, en el Informe sobre la salud en el mundo, a “la APS más necesaria que nunca”, ya que: ”… la globalización está afectando a la cohesión social de muchos países, y no cabe duda de que los sistemas de salud, elementos fundamentales de la estructura de las sociedades contemporáneas, no están funcionando todo lo bien que podrían y deberían. La gente está cada vez más descontenta ante la incapacidad de los servicios de salud para proporcionar un nivel de cobertura nacional que satisfaga la demanda y las nuevas necesidades, y ante el hecho de que los servicios prestados no sean acordes con sus expectativas. Es difícilmente rebatible que los sistemas de salud tienen que responder mejor y con mayor rapidez a los desafíos de un mundo en transformación. Y la APS puede afrontar esos desafíos…”